El primer superordenador a exaescala de Europa en desbloquear un quintillion de operaciones

El impulso de Europa hacia la relevancia de la HPC (Informática de Alto Rendimiento) es un esfuerzo continuo establecido en la iniciativa de la Unidad Conjunta EuroHPC de la Unión Europea (UE) (se abre en una nueva pestaña).Como parte de este programa, el viejo continente ya ha desplegado su primer sistema de preexaescala, LUMI, que integra la última tecnología de AMD en un sistema listo para la cuántica que también cuenta con un impresionante diseño negativo en carbono. Pero LUMI es un paso hacia el verdadero objetivo: la computación post-exaescala. Según lo cubierto por Computerbase (se abre en una nueva pestaña), ese honor es para la superordenadora estratosférico-desafiante JUPITER (Pionero de la Empresa Conjunta para la Investigación a Exaescala Innovadora y Transformativa).

JUPITER se instalará en el Centro de Supercomputación de Jülich en Alemania, y la UE reservará la friolera de 500 millones de euros (~522 millones de dólares) solo para infraestructura, hardware y costes de instalación. El sistema, que se espera que esté operativo en algún momento más allá del plazo de 2024, será el primero del continente en superar el umbral del billón de operaciones por segundo.

A diferencia de LUMI, JUPITER se aprovechará en los campos del modelado climático, la ingeniería de materiales, las simulaciones biológicas y la investigación de la producción de energía sostenible, al tiempo que aprovechará la última aceleración de la IA. Desafortunadamente, todas estas son cargas de trabajo calculadas y que requieren memoria, que justifican el alto precio de la instalación.

No ha habido ninguna confirmación oficial sobre qué hardware alimentará JUPITER. Aun así, el comunicado de prensa, y el estado actual de los entornos de HPC, colocan una responsabilidad significativa en los pies de los aceleradores basados en GPU. JUPITER aparentemente tomará lecciones de la arquitectura basada en estrellas de LUMI, con diferentes módulos de supercomputación que se están aplicando en la visualización de GPU, junto con un clúster de aceleradores universal basado en CPU, un clúster de GPU de alto rendimiento; un nodo de computación cuántica, así como clústeres de almacenamiento en frío y caliente. Además, JUPITER se sumergirá un paso más hacia modelos computacionales más exóticos que LUMI, ya que incluirá un nodo totalmente dedicado a la computación neuromórfica.

Las similitudes con LUMI podrían implicar que AMD se beneficiará de nuevo de este contrato masivo, y diríamos que hay buenas razones para ello, en particular en lo que respecta a la eficiencia energética. Pero Intel no está contento con quedarse en el espejo retrovisor con respecto a las instalaciones de supercomputación, que ahora cuenta con una impresionante división de cinco de los diez superordenadores más rápidos del mundo y diez de cada veinte utilizan el hardware de AMD.

Otro chip en el sombrero de trucos de Intel podría ser cualquier apalancamiento obtenido a través de su anuncio de su iniciativa Silicon Junction. Se estima que el gigante azul está invirtiendo 80 000 millones de dólares en capacidades de fabricación e I+D de semiconductores en toda la UE y sirve como concesión al intento de plan de la UE de independencia de semiconductores. Sin confirmación oficial, esto sigue siendo especulación, así que tómalo con una cantidad adecuada de NaCl.

Uno de los elementos más impresionantes con respecto al anuncio de JUPITER es su consumo de energía. Mientras que la principal supercomputadora del mundo, Frontier, alcanza un promedio de 19 MW en consumo de energía, se afirma que JUPITER tiene un promedio de solo 15 MW, lo que reduce el 22 % en los requisitos de energía en un par de años de desarrollo del hardware. Y es una reducción del consumo de energía de casi el 50 % en comparación con el ex campeón del mundo en el campo de la supercomputación, Fugaku, con sede en Arm de Japón. Instalado en 2020, su consumo medio de energía es de alrededor de 29 MW, mientras que ofrece «solo» 537,21 PFlop/s en rendimiento máximo, la mitad que el de JUPITER. Eso equivale a duplicar la eficiencia energética en media década, una métrica esencial con respecto a la sostenibilidad ambiental si alguna vez la hemos visto.

Deja un comentario