Cómo desactivar Rumble en el mando de Xbox One

Cómo desactivar Rumble en el mando de Xbox One.

Desde los primeros tiempos, la vibración o rumble ha sido una parte importante de los juegos de consola. Ofrece una mayor inmersión en lo que estás jugando, ya que el mando es tu vínculo más directo con el juego. Sin embargo, en algunos casos, es posible que quieras desactivar la vibración/el ruido en tu mando de Xbox One.

Veamos si esto es posible y cómo puedes hacerlo.

¿Puedes desactivar el ruido/la vibración?

Lamentablemente, no, no hay una opción global para desactivar la vibración en tu mando de Xbox One. No hay un interruptor de apagado para este ajuste en el mando, y pierdes tiempo buscando la opción en el sistema operativo de la Xbox One.

Afortunadamente, hay varias formas de eliminar las vibraciones de tu mando de Xbox One.

La forma más fácil de hacerlo

La forma más fácil de desactivar potencialmente la vibración/ruido en tu mando es si el juego al que estás jugando lo permite. Aunque el menú de ajustes difiere de un juego a otro, este comando suele encontrarse en los ajustes del mando. Si no puedes encontrar estos ajustes, búscalos en Google para el juego específico.

Sin embargo, ten en cuenta que algunos (si no la mayoría) de los juegos no ofrecen una función que te permita desactivar el ruido/la vibración de tu mando. El escenario simplemente no existe, porque nadie en Microsoft predijo que preferirías jugar de esta manera.

Puede Interesarte:  Qué es y cómo abrir un archivo DMG (macOS .dmg)

El camino del dolor

Las vibraciones y el estruendo del mando son causados por pequeños motores situados en todo el joypad. Estos motores provocan mecánicamente vibraciones que se sienten al jugar. Si estás seguro de que el juego al que estás jugando no tiene una opción para desactivar la vibración/ruido, siempre puedes abrir el mando y quitar los motores.

Esto implica cortar los cables y quitar los motores reales. Si estás seguro de que quieres continuar, aquí tienes lo básico.

En primer lugar, tendrás que quitar la tapa de las pilas, situada en la parte inferior del mando. Entonces, sigue adelante y quita las pilas. Una vez hecho esto, retira las asas laterales. Puedes utilizar el típico destornillador o una herramienta similar para ello, pero una espátula de nailon es la opción más segura.

Para ello, introduce la herramienta spudger entre el cuerpo principal del regulador y las placas del mango. Una vez encajado en la costura, empieza a levantar lentamente la placa lateral. Una vez que se haya desprendido parte de la placa lateral, hazlo por toda la costura.

Ahora mira la parte trasera del mando, donde se ha colocado la batería. Tendrás que levantar la etiqueta, utilizando el método del spudger. Es esencial que lo manipules con mucho cuidado, para evitar que se dañe el mando. A continuación, retira los tornillos de 10 mm de la parte posterior del cojín.

Después de quitar los tornillos, puedes quitar la placa trasera y la parte delantera del controlador, dejándote el chipset propiamente dicho.

Los motores de estruendo/vibración están situados en cada una de las «alas» del controlador. Puedes desmontar los motores libremente, pero tendrás que cortar los cables que conectan los motores de estruendo al chipset del controlador, o desoldarlos. Se recomienda esto último.

Puede Interesarte:  Minecraft, cómo descargar y jugar en android

Una vez que los motores estén libres del cableado, retíralos y vuelve a montar el controlador. El joypad no sólo dejará de vibrar, sino que será mucho más ligero.

Más consejos sobre el mando de Xbox One

Ahora que has aprendido a eliminar el ruido/vibración de tu mando de Xbox One, vamos a profundizar en este dispositivo. Aquí tienes cómo sacarle el máximo partido.

Utiliza el cargador de tu teléfono

Oirás a mucha gente decir que nunca debes cargar tu mando utilizando la toma de corriente. Sin embargo, no debes asustarte demasiado por esto, ya que el mando de la Xbox One ha sido diseñado para gestionar la carga mientras la consola real está apagada. Tampoco tienes que utilizar el cable oficial de Xbox. La razón por la que el controlador utiliza el cargador Micro USB es para que puedas cargarlo en cualquier lugar.

Comprueba la batería de tu controlador

Desgraciadamente, el mando de la Xbox One no muestra su nivel de batería actual. Sí, esto puede ser muy molesto, pero hay una forma sencilla de comprobar el nivel real de la batería. Simplemente enciende la consola y en la esquina inferior derecha de la pantalla de inicio verás un icono que muestra la cantidad de batería restante.

Si estás en medio del juego, simplemente cambia a la pantalla de inicio pulsando el botón de guía de Xbox.

Estaría bien tener una forma de ver cuánta batería te queda sin encender la consola. Por desgracia, es imposible.

Reasignación de botones

El joypad de Xbox One Elite ofrece una cantidad ridícula de personalización. Sin embargo, muchos usuarios de Xbox desconocen que, de hecho, se puede personalizar el mando estándar de Xbox One. Para reasignar las teclas de tu mando estándar, ve a Ajustes. Entonces, ve a Kinect y dispositivosseguido de Electrodomésticos y accesorios. En la lista, selecciona el controlador que deseas reasignar y ve a Configura.

Puede Interesarte:  ¿Informa Snapchat al otro usuario si reproduce una historia?

Desde esta pantalla puedes reasignar los botones, invertir el eje Y, etc.

Actualizar el controlador

Actualizar tu mando al último firmware puede mejorar mucho su rendimiento. Afortunadamente, el proceso de actualización es bastante fácil de realizar. Utilizando el cable original que venía con el joypad, conecta el mando a la consola Xbox One. Entonces, ve a Ajustesseguido de Electrodomésticos y accesorios. Localiza el controlador que deseas actualizar, selecciónalo y luego ve a Actualiza. Esto descargará y actualizará el nuevo firmware en tu mando de Xbox One.

Desactivar la vibración de Xbox One

Desgraciadamente, no hay ningún ajuste principal que te ayude a desactivar los motores de rumorosidad. Algunos juegos pueden ofrecer esta opción, pero si quieres desactivar completamente las vibraciones de tu mando de Xbox One, tendrás que desactivarlas manualmente. Esto se hace cortando los cables (no se recomienda) o soldándolos.

¿Has desactivado con éxito el rumble en tu(s) mando(s) de Xbox One? ¿Te ha ayudado este tutorial? Háznoslo saber en la sección de comentarios de abajo y no dudes en hacer cualquier otra pregunta que tengas.

Deja un comentario

UnComoHacer
Nosbi
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy