5 señales de que tu tarjeta gráfica tiene problemas y puede morir

5 señales de que tu tarjeta gráfica tiene problemas y puede morir.

Las tarjetas gráficas son un componente esencial de cualquier ordenador personal y un fallo de la tarjeta gráfica puede dejar el PC inutilizable.

Afortunadamente, la tarjeta gráfica también es un componente al que es bastante fácil diagnosticar los problemas. Las tarjetas gráficas pueden fallar de diversas maneras, pero normalmente hay señales de advertencia que te dan el tiempo suficiente para alinear un reemplazo.

En este artículo, te mostraré cómo detectar los signos de un problema inminente, cómo solucionar los problemas existentes y cómo determinar qué es lo que falla en tu tarjeta.

Si empiezas a notar problemas en tu PC, es importante determinar qué componente está causando los problemas.

Si te preguntas si tu tarjeta gráfica es la causante del problema, puedes fijarte en cinco señales de advertencia para determinar si lo es.

Señales de advertencia

Estos son algunos signos de advertencia de un fallo de la tarjeta de vídeo.

  1. Tartamudeo: Cuando una tarjeta gráfica empieza a ir mal, puedes ver un tartamudeo / congelación visual en la pantalla. Sin embargo, el malware, un disco duro moribundo e incluso los problemas de memoria RAM pueden causar el mismo tipo de comportamiento, así que no saques conclusiones precipitadas. Si el tartamudeo va acompañado de otras señales de advertencia, lo más probable es que se trate de tu tarjeta gráfica.
  2. Problemas con la pantalla: Si estás jugando a un juego o viendo una película y de repente empiezan a aparecer lágrimas o colores extraños en la pantalla, puede que tu tarjeta gráfica esté muriendo.
  3. Artefactos extraños: Al igual que los problemas de pantalla, una tarjeta gráfica en mal estado puede causar extraños artefactos en toda la pantalla. Los artefactos pueden ser causados por un overclocking excesivo, el calor e incluso la acumulación de polvo. Esto a veces puede solucionarse con un reinicio, pero de nuevo, si tienes una tarjeta gráfica defectuosa, espera que el problema vuelva a aparecer.
  4. Pantallas azules: Un ordenador puede ocultar la pantalla por varios motivos, ya sea por problemas de memoria RAM, disco duro, tarjeta gráfica u otros componentes. Pero, si el sistema se congela y/o se pone en pantalla azul cuando empiezas a realizar tareas de uso intensivo de gráficos (por ejemplo, jugar a videojuegos, ver películas, etc.), podría indicar que tu tarjeta gráfica se está estropeando.
  5. Ruido del ventilador: Esto no significa necesariamente que tengas que sustituir la tarjeta gráfica, pero mantén los oídos abiertos por si el ruido del ventilador es más fuerte de lo normal. Si el ventilador de la tarjeta funciona mal, podría indicar que la tarjeta se está calentando demasiado. Si se calienta demasiado, deberás dejar lo que estás haciendo y tratar de limpiarlo lo mejor que puedas. Si no consigues que el ventilador se calme, es posible que haya algún problema interno.
Puede Interesarte:  Cómo encontrar números de página reales en Kindle

Solución de problemas

Como siempre mencionamos en nuestras guías de resolución de problemas, averiguar qué es lo que falla y diagnosticar un problema suele ser un proceso de eliminación. Empieza por comprobar tus conexiones. Las conexiones sueltas pueden causar muchos problemas, especialmente con una tarjeta gráfica. Asegúrate de que está bien insertado en la placa base y de que todas las conexiones secundarias están también bien sujetas.

En algunos casos no podrás comprobar las conexiones. En general, no tendrás problemas de conexiones sueltas en un portátil. En el caso de los ordenadores portátiles, el problema más frecuente es el polvo por estar en un espacio tan cerrado. Si puedes abrirlo y limpiar todo el polvo posible, ése sería el primer punto de partida.

Lo siguiente que puedes hacer es realizar pruebas de software. Ejecuta la GPU-Z y controla la temperatura en tiempo real para detectar cualquier anomalía. Para probar realmente la tarjeta, no hay nada como usarla en el mundo real.

Utiliza la herramienta Heaven Benchmark para probar tu tarjeta. Ejecútalo durante unas horas: debería ser capaz de manejarlo sin que se cuelgue o cause errores gráficos como artefactos extraños y tartamudeo.

También hay que tener en cuenta que si no tienes una tarjeta gráfica y utilizas los gráficos integrados en la placa base, los problemas pueden ser un signo de un fallo de la placa base más que un problema de los gráficos. Asegúrate de consultar nuestra guía de solución de problemas de fallos de la placa base.

A continuación, asegúrate de que los controladores de tu tarjeta gráfica (y del monitor) están actualizados. También puedes probar a desinstalar los que ya tienes y luego volver a instalarlos para asegurarte de que no hay problemas.

Una vez desinstalado, Windows utilizará unos controladores muy básicos para mostrar el vídeo en tu monitor, de modo que no pierdas realmente la funcionalidad del vídeo ni causes ningún daño a la tarjeta.

Puede Interesarte:  Cómo ver Fox Sports sin cable

Como siempre, asegúrate de consultar al fabricante de tu tarjeta de vídeo para conocer las instrucciones específicas de desinstalación/reinstalación. Puedes encontrar instrucciones específicas de NVIDIA y AMD aquí y aquí, respectivamente. De hecho, AMD tiene una herramienta de limpieza gratuita que lo hace automáticamente por ti. Antes de realizar cualquier cambio en el software del controlador, debes guardar el estado del sistema en un punto de restauración. Tenemos un artículo práctico sobre cómo deshacer una actualización de controladores si empeora las cosas y necesitas un reinicio.

Una de las formas más fáciles de ver si el problema es tu tarjeta gráfica es simplemente sustituirla por otra y ver si los problemas desaparecen. Si la nueva tarjeta gráfica funciona sin problemas, es obvio que había que sustituir la antigua tarjeta gráfica.

Mientras tu máquina esté abierta, conviene comprobar si hay algún problema físico. Si el ventilador deja de funcionar en la tarjeta de vídeo, o si ves condensadores con fugas o abultados, es hora de sustituirlos. En estos casos, la tarjeta de vídeo suele dejar de funcionar casi inmediatamente.

Otra cosa para probar: apaga tu tarjeta de sonido. Esto parece contraintuitivo (¿qué tiene que ver el sistema de audio con la tarjeta de vídeo?) Pero a veces las interacciones entre estos dos sistemas pueden hacer que todo el ordenador sea inestable. Si al desactivar el sonido se soluciona el problema de la gráfica, puede que el problema esté en tu sistema de audio y no en la propia tarjeta gráfica.

Si tu ordenador tiene una tarjeta gráfica AGP, puedes probar a ralentizar los puertos AGP para ver si eso resuelve el problema. Para una tarjeta gráfica NVIDIA AGP, puedes utilizar RivaTuner para ralentizar tu tarjeta; los propietarios que no sean de NVIDIA pueden utilizar PowerStrip. En ambos casos, prueba a bajar el multiplicador de velocidad de la tarjeta de 8x a 4x o incluso a 2x y comprueba si eso resuelve el problema.

También es posible que tu tarjeta de vídeo esté funcionando demasiado rápido. Algunas tarjetas pueden estar clasificadas para una determinada velocidad de la GPU, pero en realidad no siempre pueden funcionar a esa velocidad. Puedes probar a hacer un overclocking de la GPU, lo que supone un menor esfuerzo para la tarjeta de vídeo en su conjunto y puede solucionar el problema.

Puede Interesarte:  Cómo mejorar la privacidad en línea

Si utilizas una tarjeta de vídeo ATI, prueba el programa ATITool para ralentizar tu tarjeta de vídeo. Las tarjetas NVIDIA pueden utilizar RivaTuner y los demás propietarios de tarjetas pueden utilizar PowerStrip.

¿Qué hace que falle la tarjeta de vídeo?

Las tarjetas de vídeo pueden fallar por muchas razones diferentes. Una instalación incorrecta del componente en el ordenador puede hacer que la tarjeta de vídeo falle, pero lo más frecuente es que el polvo y la pelusa sean los culpables.

El overclocking es otra cosa que puede causar fallos en la tarjeta de vídeo. El overclocking al voltaje de stock es seguro, pero si llevas la tarjeta a sus límites con un voltaje alto, matará una tarjeta antes de lo normal.

Aparte de eso, lo último que puede matar a tu tarjeta de vídeo es el fallo de alimentación estándar. Los apagones y las subidas de tensión pueden freír todos los componentes de tu ordenador, incluso la tarjeta gráfica.

En la mayoría de los casos, si te sobra dinero, puedes evitar esta situación. Lo único que tienes que hacer es invertir en un protector de sobretensiones de calidad y en un sistema de alimentación ininterrumpida (SAI). Como probablemente sepas, la función principal de un SAI es proporcionar energía temporal en caso de que la fuente se caiga para que puedas apagar correctamente tu máquina; sin embargo, también puede ayudar a prevenir los daños causados por las subidas de tensión. Puedes leer más sobre lo que hacen un inversor y un protector de sobretensión aquí.

En última instancia, la tarjeta de vídeo está sujeta a tanto desgaste como cualquier otra cosa. Si tu tarjeta falla, puede que sea el momento de que la tarjeta falle. En ese caso, tu única opción es la sustitución.

Sustitución de la tarjeta de vídeo

Si has identificado que tu tarjeta gráfica es el problema y no eres capaz de solucionarlo, puede ser el momento de sustituirla. Afortunadamente, hay muchas opciones disponibles para ti.

Dependiendo del tipo de trabajo que hagas, no necesitas necesariamente una tarjeta de vídeo súper cara. Si tienes un presupuesto limitado, tenemos una gran guía para comprar una tarjeta gráfica para casi cualquier rango de precios. Sin embargo, antes de salir a comprar una nueva tarjeta, hay algunas cosas que debes tener en cuenta y saber lo que necesitas, como la velocidad del reloj y el tamaño de la memoria; consulta este artículo sobre las cosas que debes tener en cuenta para tu propia construcción.

Deja un comentario

UnComoHacer
Nosbi
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy